Embajada de Nueva Zelandia en México

Discurso del Primer Ministro John Key al Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales y al Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología

Discurso al Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales y al Consejo  Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología
Ciudad de México, 5 de Marzo de 2013.

Damas y caballeros, es un placer para mí estar en la Ciudad de México. Ya había estado una vez aquí y había querido regresar desde hace tiempo, por lo que me es grato estar en esta ciudad vibrante y enérgica.

Espero con interés mi primer encuentro con el Presidente Peña Nieto más adelante, en el transcurso del día.

Y me complace estar encabezando una delegación con algunas de las empresas más innovadoras de Nueva Zelandia, las cuales están dispuestas a fortalecer sus vínculos con sus contrapartes aquí.

Esta visita se realiza en el momento en que Nueva Zeladia y México están celebrando 40 años de relaciones diplomáticas.  

Es un buen momento para reflexionar sobre lo que hemos alcanzando juntos y para enfocarnos en aquello en lo que podemos hacer todavía más en el futuro.

Ciertamente tenemos mucho espacio para que nuestra ya amplia relación continúe creciendo, dada nuestra historia de estrecha cooperación en el comercio y temas multilaterales.

Compartimos visiones similares en muchas áreas, desde los grandes retos en materia de política exterior que enfrentamos en la ONU hasta nuestra excelente relación en la Organización Mundial del Comercio en Ginebra y en la OCDE en París.

En Nueva Zelandia también reconocemos su liderazgo en esta region, a través de foros como el G20 y APEC.

Su ingreso a las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico el año pasado también fue recibido con entusiasmo en Nueva Zelandia, y nos fue muy grato ser sus anfitriones en la última ronda de negociación celebrada en Auckland, en diciembre.

Quiero hablar un poco más sobre la relación comercial, particularmente sobre las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico.

Pero, primero, quiero contarles un poco sobre Nueva Zelandia.

Somos un pequeño país de 4.4 millones de personas. Estamos alejados de los grandes mercados. Nuestro vecino más cercano y nuestro principal socio comercial, Australia, se encuentra a un vuelo de tres horas de distancia

Por eso, siempre estamos mirando hacia el exterior –a nuevos mercados y nuevas oportunidades. Nuestra ubicación geográfica y pequeña población significan que nuestra prosperidad económica depende en llevar al resto del mundo aquello que hacemos mejor.

Un ejemplo de ello es la agricultura. Nueva Zelandia es ahora el mayor exportador de productos lácteos en el mundo. Nuestro país exporta el 95% de su producción láctea, y actualmente somos innovadores mundiales en este campo.

Tenemos una economía liberal, de libre mercado, la cual se deriva de las reformas que iniciamos hace 25 años.

Por la década de los ochentas nos dimos cuenta que no podíamos crecer con una economía cerrada apoyada en los subsidios. Las reformas de mediados de 1980 hasta mediados de 1990 fueron de amplio alcance y pusieron a Nueva Zelandia en el camino para aprovechar sus fortalezas y competir con el resto del mundo.

Hoy en día, continuamos enfocándonos en la reforma económica. Una de las prioridades de mi Gobierno durante este periodo en el cargo es hacer crecer una economía más competitiva y productiva.

El futuro de Nueva Zelandia se encuentra en un crecimiento orientado a la exportación –en donde estemos compitiendo con otros exportadores en un campo de juego nivelado.

Esta es la razón por la cual estamos comprometidos con acuerdos comerciales de alta calidad, ambiciosos y globales.

También somos un gran país en el cual invertir, formar alianzas de negociones o expandir operaciones.

El Banco Mundial ubica a Nueva Zelandia en el tercer lugar en su índice de ‘Facilidad para Hacer Negocios’, después de Singapur y Hong Kong, mientras Forbes nos ubica en el primer lugar. También estamos en el primer lugar en el índice de Transparencia Internacional que mide la ausencia de corrupción en los países.

Nueva Zelandia también fue el primer país en el mundo en adoptar metas para la inflación. Tenemos excelentes instituciones y un sistema bancario estable. 

Tenemos una población altamente educada, respaldada por un excelente sistema educativo reconocido mundialmente por su calidad. Somos un país con grandes universidades, con fortalezas en cursos en agricultura, geología y un número de disciplinas en el área de ciencias.

Nos estamos convirtiendo en un destino preferido por jóvenes latinoamericanos aventureros, resueltos y brillantes que quieren una educación de alta calidad a un precio enormemente competitivo en comparación a otros países de habla inglesa.

También somos una nación que ama los deportes, y somos el hogar del equipo campeón mundial de rugby, los All Black.

Si me permiten tan solo quiero agregar que Nueva Zelandia es un gran lugar para visitar –por los paisajes, las playas, para esquiar o simplemente como un lugar seguro y amistoso para relajarse.

Estamos convirtiéndonos en un destino popular para las familias mexicanas y para las parejas en su luna de miel.

También me han dicho que los jóvenes mexicanos agotan las Visas de Trabajo y Estudio a Nueva Zelandia dentro de la primera hora en que abre el proceso de aplicación, y me da mucho gusto que estén dispuestos a tener una experiencia de vida en este lado del Pacífico..

Así que Nueva Zelandia tiene mucho que ofrecer y compartir con el resto del mundo.

También tenemos mucho que aprender.

México es un país con el cual me gustaría que más neozelandeses se familiarizaran.

Es por ello que estoy viajando con una delegación de líderes empresariales, quienes están dispuestos a establecer nuevos vínculos y a fortalecer las relaciones ya existentes. Algunas de las compañías que estén representadas aquí ya están haciendo negocios en México y muchas más ya lo hacen en otros países de Latinoamérica.

Estas empresas representan a una amplia variedad de sectores, desde la producción lactáea, horticultura, agro-tecnología, energías renovables y tecnología altamente especializada –como el diseño y manufactura de equipo de comunicaciones para requerimientos militares. 

Han venido conmigo porque ellos ven las grandes oportunidades que México ofrece y quieren forjar entre nuestros dos países vínculos económicos más fuertes.

Ustedes tienen tantas ventajas que no pueden permitirse no seguir moviéndose hacia adelante.

Ustedes se encuentran ubicados en un espacio perfecto en el mundo, con acceso privilegiado en su frontera norte.

Ustedes se están beneficiando de la creciente integración de las economías norteamericanas, y también son uno de los principales exportadores de productos manufacturados.

Ustedes también tienen una población joven, con crecimiento dinámico.

A pesar de que Nueva Zelandia y México son países ubicados en el Océano Pacífico, hasta hace poco cada uno se enfocaba más en sus otros vecinos.

Nueva Zelandia ha incrementado de manera dramática sus vínculos con Asia.

En 2008 nos convertimos en el primer país desarrollado que firmó un acuerdo de libre comercio con China, quien ahora es nuestro segundo mercado más grande de exportación, detrás de Australia pero delante de los Estados Unidos.

Nueva Zelandia ahora exporta diariamente más de diez veces el valor del producto a China de lo que se exportó durante todo 1972.

México ha cosechado los beneficios de sus estrechos vínculos en el continente americano –el TLCAN ha sido sumamente positivo. No hace falta ver más allá si comparamos el nivel de integración existente entre las economías norteamericanas antes de los noventas y el nivel que existe ahora.

Sin embargo, Nueva Zeladia y México han mantenido fuertes vínculos económicos desde hace tiempo.

Por ejemplo Fonterra, la exportadora de lácteos que viaja conmigo, ha tenido en diversas formas una relación con México desde hace 50 años,

Ustedes han sido nuestro principal socio comercial en América Latina durante más de 20 años. Exportamos un poco más de $230 millones de dólares en valor de bienes a México durante 2012, el grueso de los cuales fueron productos lácteos y cárnicos.

Nueva Zelandia importó más de $200 millones de dólares en valor de bienes desde México, la mayor parte de los cuales fueron diferentes tipos de maquinaria y vehículos.

Desde hace tiempo, Nueva Zelandia y México han estado hablando sobre la posibilidad de concretar un tratado de libre comercio bilateral pero, por diversas razones, nunca hemos podido dar el siguiente paso para lograrlo.

El Acuerdo de Asociación Transpacífico ahora brinda a nuestros países la oportunidad de negociar un acuerdo multilateral amplio, de alta calidad junto a otras nueve economías.

La expansion del TPP para incluir a los dos socios comerciales de Estados Unidos del TLCAN es sumamente significativo y añade un peso económico considerable a lo que ya era un grupo comercial impresionante.

Nueva Zelandia fue uno de los países fundadores de lo que se han convertido las negociaciones del TPP.

En 2005 Chile, Brunei y Singapur negociaron lo que se conoció como el ‘P4’ –o la Asociación Económica Estratégica Transpacífica.

Nuevas negociaciones empezaron a incluir a más países –los Estados Unidos, Australia, Perú, Vietnam y Malasia.

Ahora somos 11 economías, representando US$21 trillones de doláres en PIB y a 600 millones de consumidores.

Los líderes han establecido una visión clara para las negociaciones que concluirán en octubre. Es una visión ambiciosa, pero todos están enfocados en lograr un acuerdo de alta calidad e integral.

Para Nueva Zelandia y México, los beneficios podrían ser enormes.

Ya hemos visto cuan beneficiosos en términos de apertura es la remoción de tarifas en artículos clave.

En 2011, México levantó un arancel del 20 por ciento al kiwi de Nueva Zelandia, lo cual permitió ahorrar a nuestros productores US$800 millones de dólares al año e hizo más barata a nuestra fruta de alta calidad para los consumidores mexicanos.

Un TPP exitoso puede traer nuevas oportunidades.

Yo veo que esto como una apertura, como algo que hará mucho más que sólo incrementar el flujo comercial de bienes entre nuestros países,

Muchas de las compañías de Nueva Zelandia que están el día de hoy conmigo quieren involucrarse en esta región pensando en términos de largo plazo y quieren realizar inversiones significativas.

Debido a su relación especial con Estados Unidos y Canadá, muchos fabricantes especializados se han dado la oportunidad de invertir en México.

Por ejemplo, Avohealth está trabajando con un socio mexicano para construir una planta que extraiga aceite de aguacate para la exportación.

Fisher & Paykel Healthcare invirtieron US$15 millones de dólares en una empresa manufacturera en Tijuana en 2010, y la compañía está actualmente en el proceso de poner en marcha una unidad adicional de producción manufacturera en Tijuana.

Así que nuestro interés es invertir, no solamente exportar. Con la creciente demanda de productos lácteos en todo el mundo, particularmente en la región Asia-Pacífico, la producción segura y eficiente será vital.

Trabajando juntos, con tecnología y prácticas de Nueva Zelandia y tierra y ubicación de México, podemos capitalizar esta oportunidad.

Este potencial para una mayor colaboración beneficia a ambos países.

Nueva Zelandia es una opción atractiva de inversión para las empresas mexicanas, especialmente para aquellas que buscan un centro amigable con los negocios desde el cual puedan basar sus operaciones.

Tenemos una red de acuerdos de libre comercio con países asiáticos, además de vuelos diarios y conexiones marítimas a las principales ciudades asiáticas.

Contamos con una gran población residente proveniente de otros países de Asia y vínculos culturales y económicos con una gran variedad de ciudades ahí.

Y, como recién mencioné, somos un país amigable con los negocios, el cual le da la bienvenida a la inversión y a la colaboración proveniente del extranjero.

Así que somos una elección sensata para México, un país busca incrementar su compromiso con Asia antes de concluir con éxito las negociaciones del TPP.

Damas y caballeros.

Nueva Zelandia y México, desde nuestros lados opuestos en el Océano Pacífico, comparten una historia de 40 años de relaciones diplomáticas.

Durante ese tiempo nuestra relación se ha profundizado, a pesar de la distancia que separa a nuestros hogares.

Sin embargo, estamos ahora en el momento correcto para lograr mucho más juntos, para construir sobre lo que ya tenemos, porque hay mucho que ganar.

Somos naciones ambiciosas, enérgicas y que miramos hacia el exterior. Queremos que nuestras empresas sean exitosas en casa y en el resto del mundo, siendo las mejores en sus respectivos campos.

Espero que los eventos de hoy reúnan a la gente de negocios de Nueva Zelandia para explorar posibilidades y para colaborar y cooperar.

Y espero que muchos de ustedes hoy vean el valor de Nueva Zelandia como un socio de negocios y que vengan a ver por ustedes mismos lo que nuestro país tiene que ofrecerles.

Gracias.

 

Of interest

Elections for the United Nations Security Council

Elections for the United Nations Security Council

New Zealand is a candidate for election to the UNSC for the two-year term 2015-16. Read more

United Nations Handbook 2013-14

United Nations Handbook
2013-14

The UN
Handbook is a comprehensive guide to the UN system and how it works.  Read more

Registering your overseas travel made easier

Registering your overseas travel made easier

New Zealanders travelling or living overseas, registering your travel online now made easier. Read more

The Christchurch Earthquake Appeal

News about how the donations are contributing to the rebuild, ways to donate and more.

Registering your overseas travel made easier

New Zealand General Election 2014

The New Zealand General Election will be held on Saturday 20 September 2014. Read more